Cambio Empresarial

El cambio exige actuar de forma diferente

El cambio exige actuar de forma diferente

He aquí una breve “historia” inspirada en un caso expuesto en el libro “Cambia el Chip” de Chip y Dan Heath que muestra de forma más que evidente cómo el cambio es muchas veces más sencillo de lo que parece aunque exige actuar de forma diferente.

“Jon estaba convencido de que su empresa estaba perdiendo grandes cantidades de dinero por problemas en la racionalización de los costes. Estaba convencido de conseguir una importante reducción simplemente con introducir elementos de racionalidad en la política de compras.

Sin embargo el camino que iba a emprender no sería fácil pues iba a tener que convencer a la alta dirección de su compañía, que difícilmente se sentiría influida por un informe o cifras más o menos bien estructuradas.

Buscando un ejemplo encargó a un estudiante en prácticas que analizase la política de compras de guantes de trabajo que se desarrollaba en la compañía. Se trataba simplemente de identificar los diferentes tipos de guantes que se usaban en los diferentes centros y calcular el precio que se pagaba por cada uno de ellos. Jon se quedó “de piedra” cuando el estudiante le presentó un informe con el resultado de que en la compañía se estaban utilizando 24 tipos de guantes diferentes.

Cada centro compraba los guantes a diferentes proveedores sin existir una política centralizada.

A petición de Jon el estudiante recogió una muestra de cada uno de los 24 tipos de guantes identificando el precio que se pagaba por ellos. Una vez hecho esto los colocó en una plataforma y los colocó en la sala de juntas del comité de dirección. La escena era la siguiente: Una placa de madera de 2 por 1 metro colocada encima de la mesa de la sala de juntas, junto con cada tipo de guante se colocó el precio pagado. Se daba además el caso de que para un mismo tipo de guantes se estaban pagando precios distintos al mismo proveedor.

La exhibición de los guantes se convirtió después en una exposición ambulante que se trasladó por todos los centros de trabajo de la compañía. La reacción era en todos los casos visceral, emotiva: Estamos locos Es una locura. No podemos seguir así. Transcurridos 60 días Jon recibió el mandato que estaba esperando, con el encargo de revisar toda la política de compras del grupo y consiguió reducir los costes de forma relevante.

Es lo que todo el mundo deseaba….. (excepto probablemente los proveedores de guantes)

TaeEuropa

 

Posted on