Cambio Empresarial

¿Cuánto valemos?

¿Cuánto valemos?

En una sobremesa reciente con diversos directivos surgió un acalorado debate cuando a uno de los participantes se le ocurrió proponer la cuestión siguiente: ¿Me gustaría saber cuánto valgo yo para mi empresa?.

En pocos segundos se empezaron a echar números sobre la mesa. La mayoría de ellos dirigidos hacia el coste de una indemnización por despido y hasta el coste de las compensaciones por pensiones. Sin embargo pasados unos minutos el tema adquirió una nueva dimensión, con un análisis más pormenorizado sobre los costes “de sustitución”. O lo que es lo mismo los costes que tendría para la organización encontrar un sustituto, (proceso de selección, anuncio, cazatalentos, tiempo, etc).

Pero cuando la mitad de los comensales empezaba a sentirse satisfecho por el análisis, desde el fondo de la mesa alguien, probablemente más atinado preguntó: ¿y esto es todo lo que valemos nosotros para nuestras empresas? A partir de este momento empezó una discusión realmente interesante, en donde la conversación se fue centrando en las razones que nos motivan a trabajar, de nuestra aportación de valor, de los aspectos cualitativos que contribuyen al éxito, etc, haciendo un análisis más pormenorizado del contenido específico de cada una de nuestras aportaciones personales, así como de su dimensión tanto a corto como a largo plazo.

Para convenir finalmente que: a) nadie es insustituible, b) el coste de sustitución es relativamente bajo pues muchas veces el puesto se puede cubrir perfectamente con promociones internas, c) lo importante no es el valor de cada uno sino el grado de empleabilidad del que disponemos.

Posted on