Cambio Empresarial

Ante de un proceso de fusión

Ante de un proceso de fusión

A partir del anuncio de una fusión (sea cual sea la situación en la que uno se encuentre –fusionador o fusionado-), las reacciones que asumen los afectados pueden y son totalmente diferentes.  He aquí alguna recomendación que puede ser de utilidad para afrontar con éxito este tipo de situaciones:

  • No pierdas tiempo en juzgar el valor, la oportunidad o el interés del proceso. Cuando la fusión esta decidida solo podrá “irse al traste” por factores o circunstancias en las cuales tú no vas a tener ninguna oportunidad de influir por lo que, lo único posible es trabajar como si esta fuera irreversible. De igual manera no cometas el error de entrar a formar parte del grupo de los “descontentos”. Probablemente este grupo esta integrado por personas que se ven a si mismos sin futuro en la organización y tu probablemente no seas uno de ellos.
  • Concéntrate en la tarea y dirige todos sus esfuerzos a entender lo que se espera de ti.   Es evidente que hay un nuevo proyecto que seguro no será igual al que estabas desarrollando con anterioridad al proceso por lo que cuando antes captes las claves, el rol que se espera de ti, la nueva cultura, etc antes podrás aportar valor y al mismo tiempo, reducir o minimizar los interrogantes que se ciernen sobre tu futuro profesional.
  • Haz caso omiso de las “informaciones” que circularan por la compañía. Todo proceso de fusión comporta una cierta situación de caos y de falta de información objetiva que se compensara por las “informaciones” informales que van a circular con una profusión mayor a la normal.  Esta misma recomendación puede hacerse respecto a las “listas” –sean de personas a abandonar la organización, sean de nombramientos. Tu actitud ha de ser de concentración en la tarea y en la consecución de resultados y de reforzar e incrementar las relaciones personales con el resto del equipo. No pierdas tiempo en hacerte enemigos.
  • Intenta adherirse lo más pronto posible a los nuevos colores. Aunque tampoco tiene que ser un proceso demasiado rápido. Actúa sin prisas pero sin pausas. Tarde o temprano se valorará tu  objetividad, tu trabajo y tu adhesión al nuevo proyecto y si no es así seguro que esta experiencia te servirá en el futuro.

La última es la de que no debes dar pasos erróneos en la gestión de tu carrera profesional. Si desarrollas un trabajo con “sentido”, aportas valor y estas seguro de tu  “talento”, no te preocupes ni salgas disparado. Aunque puede llegar el caso de que no tengas cabida en la nueva organización (simplemente porque hay dos personas para ocupar su mismo rol, y la otra puede tener alguna circunstancia objetiva o subjetiva que te lleve a no ser el elegido).

En todo caso no debes de lanzarte a buscar empleo en el mercado de forma alocada y sin un proceso de reflexión previa. Si definitivamente perdieras tu empleo siempre podrás explicar las razones de esta pérdida de forma positiva e iniciar un proceso de búsqueda. Un proceso de fusión no debe de influir en la estrategia que habías definido anteriormente para el desarrollo de tu carrera profesional.

Posted on